Los guardianes del recuerdo

lunes, 14 de abril de 2008


Cuando el mundo deje de ser mundo. Cuando la luz sea sólo un halo enceguecedor. Cuando la tierra luzca despoblada y las personas habiten cuevas como en el inicio de los tiempos. Cuando el agua de la tierra se deposite en pequeños charcos, cuando la noche tome por asalto al día. Cuando la lucha en nombre de sus dioses haya destruido el mundo. Cuando las ciudades se hayan hecho invisibles. Cuando ya no haya pájaros, ni árboles. La gente habrá perdido la memoria. Su mirada atrás será solo un papel en blanco.

Entonces estarán ellos y ellas, los guardianes del recuerdo, dispuestos a manera de viejos oráculos en lo más alto de los lugares. Con los pies descalzos y resecos por la tierra muerta, con los ojos dormidos. Su misión será recordarles la vida pasada. Porque sólo a ellos se le habrá encargado resguardar el recuerdo en sus palabras.

La gente se acercará a ellos como sedientos de agua para seguir la vida. Les tocarán el rostro, acariciarán sus ojos, se rendirán ante sus pies y pedirán clamorosamente que les hablen de los abuelos de sus abuelos, de aquellos que poblaban esas tierras. Los guardianes, a quienes se les quitará la visión de este mundo, podrán mirar lejos, hasta el inicio de los tiempos. Les recordarán los colores, los caminos, los valles, las canciones. Y en sus palabras verán poblarse la tierra nuevamente, se pintarán los árboles, serpentearán los ríos alrededor de las montañas. Las aves tomarán formas y volarán por un cielo azul que nunca conocieron. Verán a sus abuelos y a los abuelos de sus abuelos, levantar las manos al cielo rindiéndose ante la majestuosidad de la naturaleza, los verán jugar y renacerán en sus sonrisas.

Luego saciados de tanto recuerdo regresarán a sus cuevas y dormirán plácidamente pensando en la existencia de aquella vida. A la mañana siguiente se levantarán mirando hacia lo alto de los cerros cubiertos de tierra negra y soñarán con el momento de acariciar nuevamente el rostro de los guardianes y llevarán a su hijos al pie de los cerros, deseando devolverles la vida.

Ellos ya no buscarán adivinar el futuro para saber la vida que les espera. Necesitarán recordar el pasado para reconstruirse.

Y allí estarán los guardianes, atendiendo infinitas filas de gente de todos los lugares del mundo, pidiéndoles que les recuerden el pasado. Estarán tejiendo inacabables madejas de palabras, recordando todas las vidas y todos los caminos y todos los sueños y todos los lugares y todos los rostros y todos los deseos y todas las canciones. Allí estarán...

One Response to “Los guardianes del recuerdo”

muladar dijo...

Ok, en lo literario, me gusta tu estilo, directo y ágil, tiene un sabor telúrico que atrae.
La prosa es franca y dinámica, se lee de un tirón como a mi me gusta. Saludo este descubrimiento.

Chinasklauzz

Elizabeth Lino Cornejo. Con la tecnología de Blogger.