Un pedacito de fiesta en una caja

viernes, 29 de junio de 2018 · Posted in , , , , ,

Hace muchos años que no recibía una encomienda. Hoy me ha llegado una. Dentro de la pequeña caja que tenía claramente escrito mi nombre con rotulador negro, llegó un pedazo de fiesta.
Una botella de chicha de jora y dos trozos de pan que son más de lo que parecen a simple vista. En el compartir de estos dos elementos se condensa la continuidad de una fiesta tradicional. Es una invitación a ser parte de la devoción y la fiesta, de diversas dualidades que parecen contradecirse pero cuyas existencia -superpuestas- son necesarias para la sobrevivencia de cada una de ellas.

Le quito la cinta de embalaje a la caja y me emociona extraer la botella de una bebida que ha sido preparada hace muchos días, y que por la temperatura del lugar de donde viene no llega a fermentar. Del tonel o perol donde se preparó esta chicha han bebido muchas personas que desconozco, la han recibido en medio de una invitación al amanecer llamada "alba de gloria", caliente y en algunos casos con un chorrito de cañazo. Luego saco una bolsa que contiene dos pedazos de pan, es "pan de fiesta" . Pienso que seguramente es la parte de una muñeca de pan que ha recorrido algunas calles en pailas, canastas o cargados en la espalda al son de una banda que no ha parado de tocar durante tres días. 
Este pan y esta chicha de jora son parte del "trucay" de la reciente fiesta patronal de la comunidad de Rancas, que celebra a San Antonio de Padua en el mes de junio. La mayordomía saliente "entrega" la fiesta a los del año siguiente en su último día de celebración al "santo patrón". Estos a su vez comparten lo recibido con familiares y amigxs, quienes al recibir lo compartido se hacen parte de la fiesta. Al invitar el pan, la chicha, y otros elementos que componen el trucay se busca la cooperación para el acopio de distintas necesidades a ser cubiertas durante la fiesta. Si bien la mayordomía corre con una gran parte del gasto para la fiesta, hay ofrecimientos que hacen los allegados durante "la chichada" (preparación de la chicha), meses antes de la fiesta.

Felicitaciones a los mayordomos para el año 2019 Gisayi Sanchez Cabello e Ivan Antonio Taquire Cotrina . Gracias por esa encomienda en la que no solo venían chicha y pan, sino música, historias, tradición, baile, viento, lluvia, rostros, palabras y recuerdos de gente muy querida.


Sobre EXHUMACIÓN, creación de AngelDemonio Colectivo Escénico

Todo el tiempo he estado [cuidando-me], [protegiendo-me], viviendo al acecho y con cautela; y aun así siempre de una u otra forma una termina siendo vulnerada. Desde niña aprendí que hay que estar alerta. Esa tensión me tuvo por mucho tiempo distraída de la construcción de las masculinidades de mis amigos, colegas, compañeros, hermanos. Somos muchas quienes a regañadientes de pequeñas hemos terminado luciendo impolutos vestidos con encajes con el deseo oculto y/o manifiesto - de quienes nos vestían- de parecer unas muñequitas decorativas. Era el mandato. Pero mientras tanto, ¿Qué estaba pasando con los chicos con los que compartíamos los diferentes espacios? ¿A qué los estaban sometiendo con sus regalos de docenas de soldaditos y pistolas, sus gorras militares y pantalones caki? ¿Que les estaban diciendo con aquellos mandatos de reprimir sus emociones? Por ejemplo, "Los hombres no lloran", "juegas como niñita", "Los hombres siempre son valientes".

Durante la función de EXHUMACIÓN veía a esos dos cuerpos en acción, fricción, pseudo/ acercamiento y acercamiento total, entonces reviví muchos de esos momentos que relato líneas arriba. Pero lo más potente está en la evocación a la censura, donde la transgresión del cuerpo "masculino" no esta permitido. He sido testigo de muchas relaciones entre amigos que el tocamiento de ciertas partes del cuerpo los feminiza, y los pone en un lugar vulnerable del cual tienen que salir mostrando su " hombría". He allí cuando surgen las competencias. Mientras que si ese mismo sujeto tocaba "en broma" a una amiga era celebrado, la censura no llegaba.



El guerreo/la bronca/ la mecha como tal está presente de una manera imponente, grosera y hasta criminal en nuestra cultura. Creando mitos para la construcción de una "masculinidad ideal" obligándoles a creércelos, enseñándoles a reprimirse. La mejor defensa será entonces feminizar el cuerpo de un otro para convertirlo en "algo inferior".

Me parece que la danza de los Shapis, es un pretexto para llegar a lo más íntimo de lo que llamamos "guerrero". Es decir, aquí está, siempre ha estado, mezclado entre nosotros, en nuestra cultura, con nuestra religiosidad, con nuestra idiosincrasia ¿Qué hacemos con todo ello?

 El traje de los Shapis es una especie de túnica, pero a nadie se le ocurría llamarlo "vestido", porque lo viste "un hombre". Recuerdo la escena de una película, que jugaba en son de chiste con estas dos palabras "túnica" y "vestido". En dicha escena no se permitía llamar a ese tipo de ropa llevada por un hombre, una autoridad en este caso "vestido" , porque el vestido era una "prenda femenina" reservada al uso de "la mujer"; y al cambiar el vocablo le quitaba "prestancia" a dicha autoridad.

EXHUMACIÓN de Angeldemonio Colectivo Escenico es un trabajo durísimo, visceral. De una gran exigencia corporal donde hay riesgo,se bordea el límite y el compromiso es orgánico. Teatralidad, performance, presentación representación son los ejes escénicos que Miguel Rubio Zapata, director del espectáculo, viene proponiendo desde sus diferentes ámbitos de investigación. Y sobre todo su persistencia en vincular nuestras culturas tradicionales y los momentos de crisis que nos tocan vivir.

#Nosestánmatando, quemando, desapareciendo, violando y esta apuesta escénica -creo yo- se presenta como un espacio para sacar a flote el cuerpo y los rostros, fuera de los trajes y las máscaras. Para así acercarnos, no solo a una discusión orgánica reformista y revolucionaria, sino pasar a la acción donde se puedan articular y desarticular las formas de construir masculinidades. ¿Qué se ha hecho? ¿Qué estamos haciendo? y lo más importante ¿Qué nos toca hacer?

Me he quedado atrapada entre el trance al que me lanza la danza, en el atipanakuy presente una y otra vez. Esperando no se qué en esa cruz de imitaciones de restos de cuerpo y sangre.La docena de zapatos colgados y los que no llegan a elevarse... los vivos, los muertos, los olvidados, los que fueron carne de cañón... porque así tenía que ser.

Hoy es la última función de "Exhumación" a las 8:30 pm. dentro de Sótano 02. Festival de creación escénica contemporánea en el Centro Cultural Universidad del Pacífico








Rosalía de Castro (poeta gallega) / Monográfico Letras Vivas 2007

jueves, 7 de junio de 2018 · Posted in , , , , , , ,

Cando penso que te fuches, 
 negra sombra que me asombras, 
 ó pé dos meus cabezales 
 tornas facéndome mofa. 

 Cando maxino que es ida, 
 no mesmo sol te me amostras, 
 i eres a estrela que brila, 
 i eres o vento que zoa.(*)

Todos los 17 de mayo  desde 1963 se conmemora en Galicia (España) el "Día de las Letras Gallegas", en reconocimiento a los escritores y escritoras que "destacan por su creación literaria en idioma  gallego". Cada año se homenajea a uno o una de ellxs. Una de las poetas símbolo de las letras gallegas es Rosalía De Castro. Ella nació en Santiago de Compostela 1837 y murió en Padrón el año 1885. Hija de madre soltera, su padre habría sido un cura. Tuvo siete hijos. De ella queda poco material íntimo como cartas o similares, ya que antes de su muerte habría pedido a sus hijas que todo ello se quemara. Estando en su lecho de muerte se cuenta que pidió que se abriera la ventana para "mirar el mar". Si bien éste se encontraba a kilómetros de distancia había pasado los últimos meses cerca a el, del cual disfrutaba mucho. Murió a los 48 años. tras días de sufrimiento a los que la sometió el cáncer uterino.

Ando desempolvando palabras, historias y poesía que vinieron en mi maleta. Rosalía de Castro y su literatura es una de las piezas que atesoro de la pesca de aquel viaje. A quién interese, puede descargar el Monográfico que publicó el proyecto "Praza das Letras" y obsequió en coordinación con la Xunta de Galicia el año 2007. 

Imagen tomada de: https://bit.ly/2sNMjZq (**)

"Mito y símbolo de Galicia, y autora de obras inmortales, como Follas Novas o En las orillas del Sar, fue una escritora innovadora y comprometida, adelantada a su tiempo, que empleó el gallego en la literatura cuando aún nadie lo hacía. En sus obras reflejó la situación de esa Galicia más dolorida y maltratada, desangrada por la emigración. Denunció la pobreza del campesinado gallego o la precaria situación laboral que sufrían algunos de sus habitantes fuera de la comunidad. A efectos históricos, su obra se convirtió en el primer canto de referencia para una Galicia que se transforma. Su obra supuso la recuperación de la conciencia galleguista."

(...)

 "Otro de los poemarios más destacados en la producción de Rosalía de Castro, fue Follas Novas (1884), publicado tan solo un año antes de su muerte en Padrón. Fue su último poemario en gallego y, para muchos críticos, esta obra representa el volumen poético gallego más universal. En él la autora alza una voz estremecedora marcada por la reflexión, por la desolación, por la saudade y, también, por una veraz dosis de reivindicación social que nunca quiso esconder. Sus versos tienen por horizonte, la frontera del propio ser. La valoración de la obra rosaliana y la mitificación de la escritora se produjeron, sin embargo, tras su fallecimiento, puesto que a lo largo de su vida esta fue menospreciada y marginada. Fue necesario esperar hasta los modernistas y la generación del 98 para que reconocieran en Rosalía a una creadora afín a su espíritu." (***)
Fuente: La voz de Galicia https://bit.ly/2kXbjtU

Si cantan, es ti que cantas, 
si choran, es ti que choras, 
i es o marmurio do río 
i es a noite i es a aurora. 

En todo estás e ti es todo, 
pra min i en min mesma moras, 
 nin me abandonarás nunca, 
 sombra que sempre me asombras.(*)

(*) Sombra Negra: Rosalía De Castro
(** ) Imagen tomada de:  https://bit.ly/2sNMjZq
(***) Los dos párrafos fueron tomados La voz de Galicia. Artículo titulado "Rosalía de Castro, la escritora gallega más universal" https://bit.ly/2kXbjtU


Mamoudou Gassama: “No estaba pensando en ser valiente, solo hice lo que tenía que hacer"

Hace muchos años pasé una temporada en España, y aunque me di una gran vuelta por casi toda esta mi "centro de operaciones" fue la verde y mágica Galicia. Allí al poco tiempo de llegar conocí en A Coruña a una ONG que prestaba apoyo a inmigrantes en su gran mayoría que venían de Senegal. Entonces yo estaba allí como estudiante universitaria, ya me había involucrado con un grupo de voluntarios de la universidad quienes visitaban un hospital oncológico y pude replicar mi experiencia de "Doctores y doctoras de la Esperanza" que había aprendido aquí con Ana Correa de Yuyachkani. Dicho hospital solo albergaba adultos mayores. Recuerdo los pasillos solitarios, los viejos sonrientes, un hombre cogiéndome la mano y haciendo el máximo esfuerzo por hablar y decirme "mis hijos ya no vienen a verme, tengo cáncer a la lengua". Acompañar, cantar,reir...me fuí con lxs compañersx con los que habíamos hecho la visita y en el hospital no terminaban de creer que era peruana. "Mentira eres venezolana", me decían.

Volviendo a la historia inicial de la ONG, llegué a esta porque estaba ubicada al lado de la biblioteca del barrio donde me quedaba inicialmente.Había un ambiente agradable. Más adelante interesada en lo que acontecía allí quise involucrarme un poco más. Primero participamos juntamente con una compañera colombiana en una feria sobre la diversidad o algo parecido que ellos promovían, narramos cuentos latinoamericanos para los gallegos.

Más adelante les propuse hacer un taller de máscaras. En verdad, quería aprender, había visto a muchos de los hombres que llegaban allí vendiendo en las calles y en los bares cds en mantas, globos, flores. Me los cruzaba por las calles principales, por las calles pequeñas. Definitivamente nuestras situaciones de inmigración no eran las mismas. Finalmente aceptaron mi propuesta y pude hacer un pequeño taller de elaboración de máscaras, que fue el pretexto para conversar, escucharnos, conocernos. ¿Donde está el Perú? ¿Dónde está Senegal?¿Cómo es la vida en Europa del Este? ¿Qué era España en ese momento para nosotrxs? Fue ahí que conocí la dimensión del significado de las palabras DESIERTO, PATERA, OSCURIDAD, NOCHE, SIN PAPELES. Tenía frente a mí seres humanos que habían sobrevivido días y noches enteras escondidos en el desierto esperando encontrar ayudas de comida, que habían nadado aguas frias y sobrevivido con la misma ropa meses y meses. Habían perdido en el mar a sus hermanos y/o amigos.

Cuándo miro en retrospectiva sobre la discriminación que viví como mujer latina en España veo que no fue casi nada al lado de todo lo que vivieron mis amigos senegaleses.

Durante la Cabalgata de Reyes, que es una de las celebraciones de navidades más esperada, el más buscado es el denominado "Rey negro". Me comentaban quienes coordinaban esta ONG, con evidente fastidio y desazón, algo así: " tanto desprecio, y para la cabalgata nos llueven pedidos de negros". Sí, durante la famosa cabalgata el más ovacionado es el rey negro y en A Coruña por años consecutivos lo fue un amable y carimástico hombre senegalés. Un hombre a quien le había costado mucho instalarse en aquel lugar. Aquel inmigrante a quien nadie reconocía en las calles en el cotidiano era rey por un día, y vamos que rey!Luego viajé por varias ciudades de España, trabajé de estatua humana. Así como "objeto decorativo" no parecía ser "peligrosa" como inmigrante. Me paraba inmóvil, sólo mis ojos recorrían los lugares y los rostros de las personas. Al sonido de las monedas mi cuerpo se movía. Por lo general era así, sonrisas, mofas usuales de los adolescentes o de quienes se quieren dar de graciosxs, saludos, preguntas como ¿eres de verdad o de mentira? o aquella típica expresión ¡mimo mímame! ...Pero hubieron dos veces en las que mi cuerpo se estremeció de tal manera y que aun no ha logrado olvidar. La primera sucedió en Madrid, estaba únicamente caminando cuando de repente escuché gritos y alharacas de los transeúntes, no me dio tiempo a voltear, quedé impactada cuando casi sobre mí, pero sin siquiera rozarme pasaba a toda prisa una veintena de hombres negros de diferentes edades; todos con bultos en las manos. Se perdieron entre las diferentes calles y la policía tras ellos. La segunda vez, en un pueblo pequeño, no recuerdo en que lugar del país, había viajado largo, mirado bastante paisaje, pasado pequeños castillos y visto decenas de molinos, había dormido bajo el sol dentro del auto. En aquel lugar había un desfile, todo era extraño. Me maquillé. Pasta blanca, labios rojos,pestañas postizas, sombrero, guantes, vestido rojo y me monté sobre mi fiel baúl de madera que nunca se rompió desde que salí del Jorge Chávez. Al rededor mío los manteros extendían pañuelos, Cds, artesanías. No había pasado mucho tiempo cuando apareció la policía, todo sucedió muy rápido. En cuestión de segundos la pasividad de los vendedores, y la tranquilidad casi ritual al acomodar sus productos se transformó en fiera velocidad, una bandada de aves negras azuladas desaparecía dejando su miedo y su rabia como cola de cometa atascada en mi baúl, lo sentí. Me quedé sola, inmóvil. Más estatua que nunca. Conmigo no era, era con los hombres negros. Además ¿cómo saber quién estaba debajo de ese maquillaje?

¿Hay que llegar al punto de hacer "acciones heróicas" para reconocer la humanidad de las personas? ¿Hay que disfrazar a un hombre negro como un "ser mágico" para loarlo, aplaudirlo y pedirle que te toquen sus manos, cuándo en la calle a diario lo esquivas o escupes?

Mamoudou Gassama (Mali) salvó el fin de semana a un pequeño niño francés que se encontraba colgando de un balcón mientras cientos de personas en el mundo miraban la final de la Champions league. En una entrevista dijo: “No estaba pensando en ser valiente, solo hice lo que tenía que hacer, lo tenía que salvar”


Ni ausencias, ni minutos de silencio / Memoria viva Genaro

lunes, 21 de mayo de 2018 · Posted in , , , , , ,

 "Oh santa rebeldía,
en Rancas y Yanahuanca
no se dejan los muertos enterrar;
lágrimas coléricas frotadas
laten en la exhausta arteria;
los muertos caminan y se quejan,
no ha podido el balazo 
vaciarles todo el ser." *

Genaro Ledesma Izquieta ingresó al hospital Rebagliati el sábado 24 marzo de 2018 por emergencia, entonces presentaba un cuadro de neumonía, insuficiencia renal, presión alta y otras complicaciones debidas a su edad. Estando en emergencia fue cuando le sobrevino una fiebre muy alta. Para nadie es desconocida la situación de los hospitales en nuestro país, los pacientes llegan a poblar los pasillos por días indefinidos esperando a que se les asigne una cama, sin el mínimo respeto a su dignidad. Lamentablemente Genaro llegó a sumarse a este grupo, lo tuvieron por varios días en un pasadizo. Quienes hemos recorrido dichos espacios – y no somos pocos- sabemos cómo los pacientes son expuestos sin un mínimo de preocupación, sumándose a ello en el trato la falta de humanidad y empatía del personal de salud.

Todos aquellos días tendido en una camilla en los pasillos del hospital empeoraron su situación, a tal punto que perdió la conciencia producto de un paro cardiaco. Luego de reanimarlo, recién entonces decidieron trasladarlo a la sección de cuidados intermedios. Esa fue su última estancia, entubado, inconsciente de lo que sucedía a su alrededor, conectado a un respirador artificial. Acompañado de su familia, pero sin poderse comunicar con ellos. El hombre que por años había recorrido los andes acompañando a campesinos, obreros y estudiantes estaba en su cabalgata final ¿Cuánto más pedirle a aquel cuerpo después de haber sufrido persecución y años de cárcel?

Las denuncias por desatenciones y malos tratos en los hospitales del país son incontables, y el hospital Rebagliati no es la excepción. Indigna saber que una persona de la tercera edad sea mantenida en un "no-lugar" pese a su delicado estado de salud. Porque eso es lo que son los pasillos de hospital, lugares impersonales donde simplemente abandonan a los pacientes sin apiadarse de su angustia y sufrimiento. Donde las personas se ven obligadas a perder la dignidad, esa que lucharon por mantener toda la vida.Ningún ser humano merece un trato así, Genaro Ledesma no lo merecía. Todo asegurado debería ser recibido en una cama de hospital con los cuidados respectivos y no ser expuesto a posibles contaminaciones. El Estado Peruano se muestra incapaz de darle atención digna a los pacientes, no fiscaliza, no capacita, no supervisa, no está interesado en la salud del ciudadano peruano. 

Genaro Ledesma como un gran roble, bordeando los treinta años, llegó a Cerro de Pasco y fue alcalde entre los años 1958-1960. Si bien su fin al llegar a nuestra carcomida ciudad fue la de cubrir una plaza de maestro que nadie quería cubrir, pronto se involucró con campesinos, mineros y artistas populares. Los peruanos no deberíamos olvidar su tremendo protagonismo en aquellos años de luchas por las tierras y abusos de hacendados y terratenientes. La historia oficial escrita y amañada desde poderes abusivos han pretendido cambiarnos la imagen de quienes, como Genaro Ledesma, Hugo Blanco, Saturnino Huilca, Alfonso Rivera, Silveria Tufino, Héctor Chacón y otros tantos hombres y mujeres en distintos lugares del país pusieron el cuerpo en la lucha con el pueblo, por ello sufrieron persecución, cárcel o incluso muerte.
"Genaro vuelve a Cerro de Pasco, mientras la nieve cae sobre sus recuerdos"
De "La tumba del relámpago"

Conocí a Genaro el año 2004 en Rancas, cuando llegó entusiasmado llevando un documento a la comunidad. Era un registro en audio del mitin improvisado la noche del 2 de mayo de 1960 después de  la masacre ocurrida en Huayllacancha. En aquel audio las voces indignadas, no solo de los ranqueños pedían justicia por los muertos y heridos. Los representantes de los gremios se solidarizaban y él pedía calma. Ese 2004, ya era un hombre mayor, tenía todavía la voz potente, imponente. Me encontraba arrodillada grabadora en mano escuchándolo, tratándo de imaginarlo con unos años menos. Solo después de su muerte llegó a mis manos una fotografía suya de su juventud.
Después de muchos años, después de conocer a los protagonistas de aquella dura historia, después de ser recibida generosamente en sus casas y permitirme grabar sus testimonios e historias de vida aún me quedaba una pieza suelta en ese gran rompecabezas. Esa pieza era Genaro, y no porque me faltara "su testimonio",ya que él había escrito y dado cuenta de alguna manera u otra sobre este suceso. Quienes están involucrados en el ejercicio de la historia oral saben que cuando se trabaja con un conjunto cada pieza que se va hallando va enriqueciendo cada vez más la investigación, va llenando vacíos de una forma increíble. En este caso las voces, las miradas, las respiraciones, los silencios; todo forman un gran conjunto. Para entonces ya había hecho una revisión de documentación de archivo pero, recién cuando su voz y su mirada se dirigieron a mí narrando la historia desde su perspectiva, cuando suspiró por el recuerdo, cuando su mirada se perdió en el vacío al recordar nombres y acontecimientos; recién tuve la sensación que una especie de relámpago unía todas las piezas de mi rompecabezas.
Fue en noviembre del año pasado (2017) cuando juntamente con Gustavo y Carlos Gora Oscátegui hijos de Josefina Oscátegui y Gabriel Gora, el entonces personero legal de la comunidad, nos lanzamos en su búsqueda. El último de los encuentros pareciera haber sido premonitorio, nos habló de la despedida que le hicieron los ranqueños a los tres mártires asesinados el 2 de mayo de 1960, "lloraban despidiéndose de ellos en la madrugada, adiós les decían", nos lo contó levantando los brazos con gran nostalgia. Meses después lo despediríamos nosotros.
Durante el velatorio hubo algún momento en que se vieron algunas sillas vacías, pero se me ocurrió pensar que esas sillas y el local estaban repletos de ánimas de campesinos y campesinas. Imaginé a los viejos comuneros de Rancas, Yanacancha, Yanahuanca y Yarushyacan masticando coca, habiendo pasado toda la noche velándolo. Recordando entre humo de cigarro y calientito todo lo vivido. Imaginé los peroles hirviendo para compartir la comida, el café macho y las galletas de soda. Imaginé a los campesinos con sus pies cortados por el barro seco extender los brazos y recibirlo diciéndole: Lo estábamos esperando doctor "y vengan los aplausos a manos llenas ¡El nombre del amado sea ovacionado y no llorado!"**

Hasta siempre Genaro, hasta siempre abuelos y abuelas. Ojalá nos quede en las venas un poco de su coraje. Hoy lo necesitamos más que nunca...
-------------
(*)Del poemario "El rostro de la tierra en el espejo" (1962) G. Ledesma
(**)Del poemario "He de extraerte la ausencia" (1996). G. Ledesma.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Recuerdo ofrecido por la familia Ledesma en conmemoración del primer mes del fallecimiento del luchador social, político, poeta, padre, abuelo y amigo Genaro Ledesma Izquieta. El documento es un homenaje que recoge dos poemas de su libro "He de extraerte la ausencia", y un poema de su nieto César, también literato y escritor dedicado a él y titulado "Tata", de la misma forma aparecen algunas fotografías. Este poemario a manera de recordatorio fue obsequiado durante la misa ofrecida el domingo 6 de mayo de 2018 en en la parroquia El sagrario de Lima (catedral de Lima).

Elizabeth Lino Cornejo. Con la tecnología de Blogger.